Maneras de contribuir

«…servirnos al pueblo de Dios en la educación, en el cuidado de la salud, y en otros ministerios que promueven el bienestar social, político, económico y espiritual. Por el ministerio especial de la oración y el sufrimiento paciente, somos testigos de la unión con el Cristo crucificado, animando a los que se dedican a otras obras de misericordia e intercediendo por toda la Iglesia».

Constituciones Artículo #4

Hay muchas y varias formas en que nuestros amigos/as y benefactores pueden ayudar a asegurarse que los ministerios continúen en el futuro.

Donaciones en efectivo

Las donaciones en efectivo son una manera rápida y gratificante para dar un apoyo inmediato.

Donaciones con tarjeta de crédito

Se facilitan donaciones a través de tarjetas de crédito para todas las contribuciones. 

Donaciones no monetarias

Las acciones, bonos y bienes tangibles se pueden entregar directamente a las Hermanas de la Misericordia con ciertas ventajas fiscales.  

Donaciones igualadas

Hay algunas empresas que igualan contribuciones permitiendo a sus empleados la oportunidad de aumentar su nivel de contribución. En estas circunstancias, el empleador proporciona el formulario que se le da al empleado y se envía a las Hermanas de la Misericordia. El empleador envía una contribución por un monto igual a la compañía. 

Donaciones honorarias y  conmemorativas

Una donación honoraria es una manera de reconocer a una persona  viva por una ocasión o un logro especial. Las Hermanas de la Misericordia ofrecen honor a través de la oración y tarjetas de tributo, así como tarjetas en memoria de seres queridos que han fallecido. Oprima aquí para ver las tarjetas disponibles.  

Donaciones para el futuro

Nos esforzarnos por ser testigos de la Misericordia cuando reverenciamos la dignidad de cada persona, creamos un espíritu de hospitalidad, y buscamos integrar la palabra y la acción en nuestras vidas. Reconociendo nuestra debilidad humana, sabemos que sólo con la Misericordia de Dios podemos ser misericordiosas.

Constituciones Artículo #8

Una donación planificada es la que se anticipa a sus circunstancias futuras y, a menudo, se hace como parte de su jubilación o plan de sucesión. Su legado, a través de su testamento o fideicomiso, es el tipo más sencillo de donación planificada que se puede hacer. Su legado puede ser una cantidad determinada de dólares, una cantidad porcentual, o una propiedad específica. Su legado se puede utilizar para las necesidades actuales de las Hermanas o para un propósito específico o Ministerio de la Misericordia. Estaremos encantadas de trabajar con usted en la planificación de un legado reflejando sus valores e ideales. 

Otra forma sencilla de recordar a las Hermanas de la Misericordia en su plan de sucesión es a través de su seguro de vida.

• Usted puede nombrar a las Hermanas como Beneficiarias Principales o Sucesoras de la Totalidad o parte de una póliza de seguro de vida existente.

• Usted puede donar una póliza existente a las Hermanas de la Misericordia, que usted ya no necesita.

• Puede adquirir una nueva póliza de seguro de vida a nombre de las Hermanas de la Misericordia como las propietarias.

Siempre debe discutir sus planes con su abogado y / o en otros asesores profesionales.

Cómo contribuir

Puede hacer una donación segura a través de nuestro sitio web  con su tarjeta de crédito, o imprimir un formulario para hacer una donación por correo.

Donación a través de Internet

Haga una donación segura por Internet a:

Sisters of Mercy Mid-Atlantic Community  

pulsando en el enlace de abajo.

Pulse aquí para donar por Internet. 

Donación por correo

Si prefiere escribir un cheque o usar su tarjeta de crédito (pero no por Internet) usted puede imprimir el formulario de donación unido al enlace de abajo y enviarlo  junto con su cheque o la información de su tarjeta de crédito.

Pulse en el enlace para imprimir un formulario de donación (pdf)

Recuerde, que usted puede duplicar su contribución si su empleador iguala su contribución.

Gracias por su regalo a: Sisters of Mercy Mid-Atlantic Community  (Hermanas de la Misericordia de la Comunidad del Medio Atlántico). Su generosidad apoya a nuestras hermanas jubiladas y enfermas, así como los ministerios en Pennsylvania, Nueva York y Nueva Jersey.