Donaciones planificadas

Recordando lo que dijo Jesús que Él se hace uno con los que sufren, respondemos al clamor de los empobrecidos. La interdependencia de los pueblos y el mandato de Cristo de proclamar el Evangelio a todas las naciones nos desafían a desarrollar una visión global de las obras de misericordia. A través de nuestro servicio concreto y por nuestra influencia, buscamos aliviar la miseria llegar hasta sus causas, y apoyar a todas las personas que luchan por la dignidad plena.

--Constituciones de las Hermanas de la Misericordia, Artículo #3

Una herencia es una manera fácil y beneficiosa para mantener a su familia y seres queridos y, al mismo tiempo, apoyar sus organizaciones favoritas, como las Hermanas de la Misericordia.  Un testamento es esencial para que cumplan sus deseos.  En el testamento, usted puede especificar que después de cuidar a su familia y amigos, el resto de su legado se debe distribuir a las Hermanas de la Misericordia.  Otra opción es especificar que las Hermanas de la Misericordia recibirán una donación predeterminada.

Si ya tiene un testamento, lo puede enmendar fácilmente con una transacción legal que se llama «codicilo».  Un codicilo tiene que firmarse y presenciarse según las leyes de su estado. Es un modo fácil para incluir a las Hermanas de la Misericordia como beneficiarias de su legado.

Para cualquier tipo de herencia, un testamento es esencial porque asegura que sus deseos se expliquen, se documenten y se entiendan claramente.  De otra manera, una corte tendrá que hacer estas decisiones después de su muerte.

Si tiene preguntas, favor de ponerse en contacto con:

Hermana Ray Maria McNamara, RSM
101 Mercy Drive
Belmont, NC 28012 EE.UU.
704.829.5260
advancement@mercysc.org