Noticias y eventos

La Misericordia Pide Alternativas No Violentas para Abordar la Situación con el Estado Islámico

septiembre 24, 2014

Las Hermanas de la Misericordia están comprometidas a la no violencia y el hacer la paz, y por lo tanto, quieren elevar sus inquietudes referentes a la estrategia que el Presidente Obama resumió en su discurso a la nación el 10 de septiembre de 2014 para combatir el Estado Islámico de Iraq y Levante (EIIL).

A pesar de mucha crítica, apreciamos que el Presidente tomara el tiempo para formular cuidadosamente una manera de tratar la amenaza única y muy seria que el Estado Islámico presenta en la región y en el mundo.  Sin embargo, creemos que demasiada  dependencia en una estrategia militar de parte de los EE.UU. puede empeorar la situación.  Nuestro compromiso a la no violencia no significa que creemos en la pasividad frente a una agresión brutal. Apoyamos una seria atención a las posibilidades no militares que se han probado efectivas y que interrumpen el espiral de violencia en la región y protegen a las comunidades de daño.

Como el Presidente Obama, reconocemos la importancia de llevar esta amenaza a la seguridad global a la Asamblea General de las Naciones Unidas.  Las mujeres religiosas en la región que han vivido y experimentado muchas atrocidades cometidas por el Estado Islámico han pedido, entre otras cosas, que se involucre a la comunidad internacional dirigida por las Naciones Unidas.  Pero la presentación del Presidente en las NU no debe ser solamente una plataforma para mayor justificación de la intensificación militar de los EE.UU. en el Medio Oriente, sino un llamado por una colaboración verdadera de varios países para desarrollar respuestas humanas, no violentas y efectivas a esta amenaza tan seria.  Depender solamente en una coalición de acción militar guiada por los EE.UU. puede resultar en una presencia militar de los EE.UU. a largo plazo en la región y también una guerra continua, como también  avivar sentimientos en contra de los EE.UU.

Antes del 2003, las Hermanas de la Misericordia hablaban pública y consistentemente en contra de las acciones militares de los EE.UU. como también la invasión de Iraq en 2003.

Pedimos la retirada de las tropas y soluciones políticas al conflicto allí en los años siguientes.  Muchos analistas e historiadores ahora creen que la presencia y ocupación militar de Iraq por los EE.UU. contribuyeron a las divisiones sectarias actuales y a las ideologías extremistas, incluso el crecimiento del Estado Islámico.  Como nación, no podemos descuidar las raíces de esta crisis al determinar cómo responder a los eventos recientes en la región.

Es por eso que les pedimos a líderes nacionales hacer una pausa en su prisa hacia la acción militar y cuidadosamente desarrollar un plan de acción no violento que:  (a)funcione en concierto con nuestros aliados en la región y con las NU; (b) reconozca las consecuencias potenciales y predecibles de una respuesta agresiva militar; y (c)involucre una variedad de alternativas no violentas como prevenir la venta de petróleo del Estado Islámico en el mercado negro, diplomacia directa y reducir la cantidad de armas en la región.

Reconocemos que es difícil proseguir la no violencia y hacer la paz.  Requiere oración, reflexión y acciones creativas.  Las Hermanas de la Misericordia seguirán rezando por las minorías religiosas que se han atacado y por toda la gente atrapada en la violencia que irrumpe en Iraq y Siria.  También oraremos por sabiduría para los líderes legítimos de los gobiernos del mundo mientras consideran las opciones para responder.

Volver a Noticias